Mientras vivían en el extranjero, Jeff y Callie compraron una casa por Internet sin siquiera poner un pie dentro. Después de mudarse, Callie no estaba muy contenta y sintió que la casa era mucho más pequeña de lo que parecía en las fotos.