Greg y Jamie llevan dos años buscando la casa de sus sueños. Ahora que tienen hijos, están viviendo en la casa del padre de Greg. Jamie piensa que no tienen tiempo para buscar una casa que sea igual de buena que el bungalow en el que viven ahora.