Hay programas que se estrenan con toda la ilusión, pero que por mil motivos diferentes no duran nada de nada en antena. Pero, ¿a dónde van todos esos espacios que se cancelan? Pues al cielo, por que en el fondo todos eran buenos.