La televisión está repleta de momentos pringosos. ‘Toma salami’ recupera un programa para mancharse hasta el cuello, desde tartazos, hasta lo más maloliente que puedas imaginar.