A pesar de haber perdido su imperio, el despreocupado Red forja una nueva relación con Liz para entregar fondos y a alguien de la lista negra del equipo.