El jardín de Kiley está vacío y su padre, Jack, quiere hacer mejoras. El reto para Sarah y Brian no es pequeño porque deberán convertir un desierto en un paraíso con pub. Un proyecto enorme del que esperan salir victoriosos para que sus anfitriones no quieran volver al interior de su casa.