A los tres hijos de Melissa y Lee les encantan los deportes y se adueñan de toda la casa. Deben transformar el espacio exterior de su casa desaprovechado en el jardín de sus sueños.