Como recompensa por pisar uvas para hacer vino, Kiko y Sofía disfrutan de una cena romántica. Su novio le trae un ramo de flores y va a cocinar para ella (sabemos que la cocina no es el fuerte de la Suescun) y seguro que bebida no les va a faltar...