En un homenaje a los Oscars, Samira y Óscar juegan a las películas con mímica.