Miriam debe poner a prueba sus habilidades con el pincel emulando a El Greco, el genial pintor griego afincado en Toledo.