Aún con la incertidumbre de si llegará hoy Mayte al pisito, Miriam aprovecha sus últimas horas haciendo extraños estiramientos mientras canta y reza. Ver para creer. Incluso se ha marcado un speech contra el bullying que la ha hecho emocionarse.