Miriam aprende a ser gogó gracias a las indicaciones de una profesional, que le guiará con lo más importante: las mejores poses, los pasos principales y, lo más importante, la actitud.