Uno de los retos ya clásicos del pisito: el juego del tartazo o beso.