Tony Spina se somete al más riguroso de los cuestionarios, el Politoy.