Marta y Tony han disfrutado de una auténtica fiesta pirata y pizza para cenar. Música, risas y mucha complicidad fueron las protagonistas de la noche. Hasta que todo se torció de pronto y acabaron discutiendo. ¿Hubo reconciliación?