Marta y Tony han cogido un vuelo directo a Londres, se han enfundado sus mejores galas y han disfrutado de una fiesta de lo más british.