Marta y Lester han pasado parte de la tarde del domingo jugando a 'Cómetelo o póntelo'. Cada uno tenía 20 tarros llenos de potingues. El azar decidía el orden en el que los cogían y qué hacían con él, si comérselo o echárselo por encima.