La familia de Maite se convierte en unos Reyes Magos muy especiales que se han dejado caer por el pisito para sorprenderla, escuchar su carta con sus deseos y comerse el roscón que hizo para ellos.