La tradición dice que los domingo son días de visita. Por eso, Kiko Jiménez se desplaza hasta el pisito para pasar un rato con su suegra.