En lo que tarda en comerse una manzana, hora y media más o menos, Maite llama a varios establecimientos de Francia para averiguar si conocen a su novio, el famoso científico Remí.