Gianmarco vivió este fin de semana una auténtica noche de Halloween. El pisito se convirtió en el escenario terrorífico perfecto y el italiano pudo disfrutar de cine de terror.