Bea y Dani abandonan el pisito de 'Solos', el rincón que les ha permitido conocerse, enamorarse y hasta casarse.