Tras la pedida de mano, llega la hora de empezar a planear la boda. Bea y Dani deben empezar a pensar en la lista de invitados y en cómo distribuir las mesas en el banquete. Además, comunican a sus familias la feliz noticia.