El pisito se convierte en la guardería del resort. Bea y Dani tendrán que sacar su lado más tierno para cuidar de los bebés del hotel.