Bea y Dani protagonizan una fiesta antes de las vacaciones que les espera, pero antes deben hablar con cuatro personas cada uno con lo que no podrán hablar durante una semana.