Bea y Dani disfrutan de una auténtica fiesta hawaiana a la que no le falta detalle: ni las faldas, ni los collares de flores, ni la decoración tropical. Además, a lo largo de la noche reciben la videollamada sorpresa de Hugo y María de GH 12.