Instagram se convierte en una sala de encuentro para que Bea y Dani puedan charlar en directo con sus familiares.