Bea y Dani pintan un divertido retrato el uno al otro para inmortalizar los días mágicos que están viviendo en estas particulares vacaciones.