Como recompensa por haber pasado el reto de la clase de inglés, Anabel ha podido charlar durante el almuerzo con su amigo Claudio, un encuentro que le ha removido todos los sentimientos.