Guillermo Mejía se dispone a cobrarse la venganza tras descubrir que fue Catalina quien mató a su hermana Daniela. Sin embargo, sus planes se verán truncados por la intervención del inspector Barrio, que terminará arriesgando su propia vida.