Bebe Mejía se hace definitivamente con el control del Ginger cuando Jessica decide marcharse lejos con Pablo para empezar una nueva vida. Sin embargo, el narcotraficante pone como condición que sea Catalina la que ocupe su lugar y ella acepta, convencida de que en cuestión de días La Roca va a acabar con él.