Catalina ve cómo la muerte de Daniela hace que se esfumen sus posibilidades de huir. Además, el acontecimiento la obligará a poner las cartas sobre la mesa y confesar ante Jessi y Martín lo que realmente está haciendo, algo que cambiará radicalmente la relación que tenía con ellos.