Martín la Roca se muestra satisfecho por el rumbo que está tomando su investigación sobre el asesinato de su padre. Sin embargo, ahora que sabe que Diego Luna tuvo algo que ver con el turbio asunto y que Mejía trabaja para él, decide moverse con extrema cautela.