El círculo de amigas formado por Cata, Jessi, Vane y Cris parece resquebrajarse como consecuencia de los últimos acontecimientos. Presionada por la policía, Cata se ve obligada a dejar a un lado sus indagaciones sobre Jessi y sus actividades ilegales para centrarse en Martín La Roca.