Cata, dispuesta a hacer lo que sea para no volver a prisión, comienza a trabajar de camarera en el Ginger con el objetivo de conseguir lo que la policía necesita para encerrar a Jessica.