Cuatro años después de que entrara en prisión acusada de asesinato, secuestro y obstrucción a la justicia, Catalina ha perdido toda esperanza. Tras llevar su segundo intento de suicidio, la joven recibe la visita de un policía que le ofrece la libertad a cambio de colaboración.