Tras haber recuperado el dinero y los pasaportes falsos, Duque y Catalina inician la huída. Sin embargo, se ven obligados a detenerse por las graves heridas sufridas por el narcotraficante en su enfrentamiento con Morón y sus hombres.