Duque y Catalina no consiguen llevar a cabo su plan de huída, ya que Morón tiene sus pasaportes y el dinero del narcotraficante. El joven no puede imaginarse que sus aliados Gitano y Pertur se han pasado al bando del colombiano y le buscan para matarlo. Finalmente, Gitano salva la vida de su jefe, al que le han preparado una encerrona, y le pide a Morón el dinero de Duque a cambio de su cabeza.