Martínez se encuentra en el hospital debatiéndose entre la vida y la muerte, por lo que Duque es consciente de que la única manera de salvar a Catalina, cautiva en un lugar secreto de la casa esperando que llegue su final, es asesinar a Cortés. El narcotraficante se dirige a casa de su enemigo para cumplir con su propósito.