Catalina se encuentra hospitalizada recuperándose del desmayo que sufrió en la discoteca. Esta circunstancia impide a la joven transmitir a Duque una información de vital importancia que serviría para desmantelar los negocios de su marido.