Catalina y Duque son conscientes de que no va a ser fácil acabar con Cortés. Ambos descubren que si no están alerta pueden perder la partida. Por otro lado, José Moreno comienza a meterse en problemas por culpa de su relación con Pawani, un mafioso que tiene un negocio de coches de lujo.