Torres trata de convencer al joven narcotraficante de que Catalina es la única persona que puede ayudarles a atrapar a Miguel Cortés. Ante la perplejidad del inspector, Duque se niega a poner en peligro la vida de su amada.