Duque debe realizar la primera misión que le encargan los inspectores Torres y Cuesta, tras aceptar colaborar con la policía. A pesar de que corre el riesgo de perder la confianza de sus aliados, el joven narcotraficante accede motivado por sus deseos de recuperar a Catalina.