A pesar de poseer sentimientos encontrados, Catalina no renuncia a su venganza contra Rafael Duque. Con la colaboración de Martínez, el abogado de Cortés, la joven intenta que su esposo comience a perder la confianza en el narcotraficante.