Han pasado dos meses desde que murió Jesús, pero las heridas aún continúan abiertas. Fina sólo quiere olvidar a su hija Catalina, a quien considera culpable de todos los males de la familia. Aunque parece difícil encontrar una solución, la joven está decidida a corregir los errores que cometió en el pasado.