Duque permanece escondido en Colombia con Morón y Cardona. Tras el fracaso de la operación, los jefes de la banda no confían en él y le someten a una dura prueba para que demuestre que está de su parte.