Catalina comienza a tomar conciencia de los peligros a los que se enfrenta si continúa su relación con Duque. Sin embargo, sus sentimientos pueden más que la razón y poco a poco se convierte en la mujer que el narcotraficante desea.