Tras la huida de Catalina de la fiesta en casa de Duque, la relación entre ambos parece tomar un nuevo rumbo. Sin embargo, la vida de Catalina aún corre peligro, ya que Duque no cumplió la orden de terminar con su vida y el narcotraficante colombiano ha decido buscar un nuevo sicario, el Lolo, para el asesinato.