Duque guarda cautela tras su regreso a España. Su objetivo es sellar un acuerdo que le convertirá en alguien muy importante dentro del narcotráfico, pero antes debe ocuparse de echar del barrio a Buco y sus secuaces.