El equipo intenta escapar mientras el virus sigue sembrando el caos por todo el edificio. Cualquier movimiento podría ser fatal.